El asesino de Noruega: ni nazi ni loco, sino un facha más

Conozco al asesino de Noruega

 
LQSomos. “La Rosa y el Clavel”. Julio de 2011.
 
Aunque no le había visto en mi vida, conozco bien al asesino de Noruega, ese cristiano derechista llamado Anders Behring Breivik que admira a Winston Churchill. En realidad estoy harto de verle, de oírle, de sentirle. Convivo con él, con ellos, todos los días.
 
Ha estado siempre aquí, entre nosotros, acechando, esperando, quizá anhelando el día en que se le cruce el cable para llevar a la práctica sus palabras, sus deseos, sus sueños.

El asesino de Noruega odia, teme, denigra y convierte en cosa, en ganado a todo aquel que es diferente. Que tiene otro color de piel. Que habla otra lengua. Que practica otras costumbres. Que piensa distinto. Que siente distinto. Que no viste igual.

 
Para él, todos son, somos “moros”, “panchitos”, “perroflautas”, “feminazis“, “humanistas”, “relativistas”, “maricones”, “gafapastas” o cualquier otra cosa que a sus ojos y los de los suyos nos niegue la calidad de humanos. Rojos y raros, en suma.

El asesino de Noruega odia, ridiculiza, denigra, convierte en cosa, en ganado a todo aquel que cree en la bondad, en la solidaridad, en los derechos humanos, en la fraternidad entre las personas y los pueblos. En su absurda ignorancia y simpleza, este tipo de malvado llama al bueno “buenista”. Al solidario, “traidor”.

 
Al igualitario, “peligroso marxista”. Al defensor de los derechos humanos, “políticamente correcto”. Para un malvado como él, todo lo que es bueno resulta sospechoso y humillante. Tiene que haber algo oscuro detrás de la gente buena, solidaria, fraterna y concienciada, pues de lo contrario él sería aún peor y más egoísta de lo que ya es.

El asesino de Noruega odia, denigra, convierte en cosa, en ganado a todos los que ignoramos sus delirios de conspiraciones y violencias. No comprende que no creamos en el poder de la fuerza y de la guerra, de la superioridad de unos seres humanos sobre otros, de la necesidad de mano dura con quien no es como él.

 
Nos llama “ignorantes”, “pánfilos”, “borregos” y desea hondamente que algún día nos demos de bruces con “la realidad”. Es decir, su realidad mitológica y brutal de acero, dolor y sangre, donde todo el mundo es necesariamente malo.

El asesino de Noruega es un ególatra al que no le importa si el mundo arde con tal de que a él le den la razón en sus fantasías. Justifica guerras y matanzas con tal de que no le suban los impuestos o la gasolina.

 
Vislumbra un mundo mejor donde todos son como él, piensan como él, sienten como él, viven como él. En su egolatría y orgullo infinitos, el mundo sólo puede ser bueno y noble cuando es una fotocopia de él, de sus sueños, de sus miedos y de sus mitos. Y, entre este mundo imperfecto y su mundo ideal, un gran, necesario baño de sangre.

El asesino de Noruega disparó primero contra la muchacha más bonita que vio en el campamento de las Juventudes Laboristas. El asesino de Noruega es un misógino, porque en su mundo paramilitar el universo femenino no tiene sentido. Sólo ama a las mujeres dóciles, serviles, maternas, que le sigan la broma y coincidan con el fetiche mitológico que tiene en la cabeza. Pero no hay tantas valkirias sumisas en el mundo.

 
Para él, todas las demás son zorras, feminazis, castradoras. En suma, frustrantes. No comprende por qué las mujeres se resisten a sus sinrazones de guerrero viril y del “orden de toda la vida”. Y si son guapas, ni te cuento. El asesino de Noruega, en realidad, es un frustrado que oculta su frustración bajo la apariencia de moralidad, rectitud o pureza.

El asesino de Noruega cree a pies juntillas en una gran conspiración para destruir la cultura blanca, cristiana y occidental, al igual que hacen los integristas islámicos con lo suyo, ignorando que es la cultura blanca, cristiana y occidental la que se destruye a sí misma a través de gente como él.

 
Su universo es el universo de la dolchstoßlegende, la leyenda nazi de la puñalada en la espalda, versión siglo XXI. En su mundo, todos los que no somos como él, todos los que no pensamos como él, somos traidores y vendidos, el enemigo interior.

El asesino de Noruega es un absolutista que cree en unos valores inmutables y eternos, a pesar de que todos sus valores “inmutables y eternos” rara vez tienen más de quinientos años y a menudo no pasan de cien.

 
Aunque a veces ha leído, es incapaz de comprender los procesos históricos; sólo entiende de batallitas y figurones. También es incapaz de comprender los procesos sociológicos complejos; sólo entiende de conspiraciones y traidores. No logra vislumbrar por qué a tantos de nosotros sus valores absolutos nos resultan absurdos, falsos e indignos de conservar.
 
En su universo, tiene que ser todo el resultado de una conspiración, o de nuestra maldad esencial, o ambas cosas: el efecto del adoctrinamiento, de la manipulación, de nuestra mala sangre, lo que sea, porque no logra entender el mundo en que vive, los procesos de la historia y de la sociedad ni mucho menos la relatividad y la evolución de las cosas. Para él, todo es absoluto, blanco o negro, el bien o el mal. Por eso odia el relativismo y odia la evolución: porque es un absolutista.

El asesino de Noruega no entiende de matices y sutilezas. Le da igual si eres un estalinista convencido o sólo te parece mal que unos escupan sangre para que otros vivan mejor. Le da igual si eres un fundamentalista islámico o un escéptico secular. Le da igual si eres militante feminista o simplemente te preocupa la violencia de género.

 
Le da igual si eres nacionalista, separatista, etarra o apenas te limitas a hablar tu lengua materna, que es distinta de la suya. Le da igual, en suma, todo lo que no sea exactamente como él. Los demás somos todos lo mismo, culpables de todo y nos merecemos todo lo que nos pase. No somos gente, sólo “marxistas”, “feminazis”, “rojos”, “perroflautas”, etc. A sus ojos, sólo chusma, ganado, cosas. Criminales por el hecho de existir y molestarle a la vista.

El asesino de Noruega no vio personas, sino cosas. Miró a la gente que pasaba por el centro de Oslo y sólo vio chusma inconsciente y prescindible. Miró a sus víctimas adolescentes a los ojos y sólo vio ojos bovinos de ganado asustado. Porque, para él, habían dejado de ser gente mucho tiempo atrás. Como ganado, los llevó al matadero. Y los mató.

Y si no se para este lenguaje del odio que cae como un manto negro sobre Europa desde hace ya bastantes años, no lo dudes: mañana seré yo, tú o tus hijos. Y ya no como un asesino solitario, sino como un movimiento criminal.

 
Porque para el asesino de Noruega, que convierte a los adolescentes de ojos bonitos en cosas a las que sacrificar, yo, tú y tus hijos no somos gente. En su egolatría se cree un sirviente de dios, un mensajero de dios o directamente un dios. Y, ejerciendo de dios, ya nos ha convertido a todos en ganado listo para sacrificar.
 
Mientras no estuvo preparado, mientras el ambiente no le fue propicio, disimuló. Pero todo era cuestión de tiempo y oportunidad. Ayer mató en Noruega. Si no le detenemos, mañana, ¿dónde matará?

Como siempre, el asesino de Noruega tenía pistolas, fusiles y explosivos. Como siempre, nosotros tenemos nuestras plumas, nuestras manos y nuestra voz. Sea. Ya basta de silencio ante el horror que se avecina sobre todos y todas. Otra vez.

* El asesino de Noruega: ni nazi ni loco, sino un facha típico (traducción de sus escritos)

El asesino de Noruega: ni nazi ni loco, sino un facha típico (traducción de sus escritos)

 
LQSomos. “La Rosa y el Clavel”. Julio de 2011.
 
Que no te engañen y que se sepa. El detenido por el asesinato en masa de jóvenes progresistas y otros ciudadanos noruegos el 22.07.2011 no es ni un loco ni un nazi, sino un típico meapilas absolutista de derechas perfectamente cuerdo. Te añado algunos escritos de su puño y letra, traducidos, que publicó en una web “libeggal” noruega (http://www.document.no/anders-behring-breivik/). A ver a qué medios de comunicación te recuerda su discurso:



Mensaje del 29-10-2010 a las 14:08:40:

[Breivik, un colaborador habitual de documents.no, realiza una crítica constructiva relativa a una propuesta para contratar a un profesional del periodismo en ese sitio web:][…] Hacéis un trabajo estupendo y estáis considerados hoy en día como una de las pocas voces ideológicas alternativas. Quiero añadir que document.no se ha convertido en una fuerza política en noruega, ¡y todos sabemos que las élites del país lo leen en secreto cada semana! 🙂 ¡Continuáis haciendo un gran servicio a Noruega! 🙂

De todos modos, quisiera hacer una crítica constructiva sobre los planes de organización y finanzas de document.no. Por favor, no os lo toméis personalmente. Considerando la modesta economía de documents.no […] creo que sería una muy mala idea enfocar el 90% de sus recursos en un puesto de trabajo para un periodista. […]

Sería una pena que ignoráseis las sugerencias y decidiéseis gastar todo el dinero en una persona potencialmente “políticamente correcta”, procedente de algún centro de entrenamiento marxista como [la universidad de] Volda o cualquier otro centro de adoctrinamiento de periodistas (marxistas), etc.

Por otra parte, deberíais enfocaros financieramente hacia el desarrollo de un “documento conceptual” social y organizativo, desarrollando este blog para convertirlo en una solución más parecida a una comunidad online, como las que existen por ejemplo en otros países (que se correspondiera con el principio de una versión culturalmente europea de un movimiento Tea Party).

[A continuación se ofrece junto a unos colaboradores para crear una revista mensual y termina diciendo:]

De todos modos, ¡adelante! Os doy mi apoyo al 100% sin importar qué decisión toméis finalmente. 🙂

———————

17-02-2010 a las 10:56:52:

[…] También hay nazis moderados, que no apoyan las cámaras de gas para los gitanos y los judíos. Pero siguen siendo nazis y se limitarán a sentarse y mirar mientras los nazis extremistas golpean (si ocurre alguna vez). Si aceptamos a los nazis moderados, ¿cuánto tardará en llegar la fumigación de gitanos y judíos?

Desafortunadamente, esto lo comparten también con los marxistas que han infiltrado el mundo de la cultura, los medios de comunicación y las organizaciones educativas. Estos individuos están tolerados como profesores y catedráticos en las escuelas y universidades, y por tanto son capaces de difundir su propaganda.

Para mí, es muy hipócrita tratar a los musulmanes, los nazis y los marxistas de diferente manera. Todos ellos apoyan ideologías del odio. No todos los musulmanes, nazis y marxistas son [extremistas]. Muchos son moderados. ¿Pero importa algo? Un nazi moderado podría, tras experimentar una frustración, convertirse en extremista. Un musulmán moderado puede, después de que se le niegue la entrada a una discoteca, convertirse en extremista, etc.

Es obvio que los partidarios moderados de las ideologías del odio pueden elegir el extremismo más adelante. El Islam ha causado históricamente 300 millones de muertos. El comunismo, 100 millones. El nazismo, de6 a 20 millones. Se debe tratar por igual a TODAS las ideologías del odio.

———————-20-02-2010 13:35:11

[Dirigiéndose a otro participante en el foro, sobre la situación en los EEUU]  Estoy totalmente de acuerdo en que Obama es un retórico y un comunicador brillante, uno de los mejores que hemos visto en los últimos 30 años.

Pero, para empezar, no podemos y no debemos comparar las luchas culturales en los EE.UU. con las de Europa. La retórica debe y puede ser diferente. El derechismo republicano típico en los EEUU es “libertariano” (anti-socialista pero pro-multiculti [a favor de la multiculturalidad]) mientras que el conservador europeo medio es mucho más anti-multiculti con argumentos basados en la resistencia cultural a la islamización.

Los así llamados anti-multicultis en los EE.UU. sustentan su retórica únicamente en el etnocentrismo. Esto difiere de lo de Europa. Esta es la razón principal por las que debemos separar las luchas culturales europea y americana. Normalmente me mantengo al margen de los asuntos americanos.

Pero, sin importar si estamos en los EE.UU. o en Europa, es esencial que nos hagamos la siguiente pregunta:

¿Cuándo el multiculturalismo ha dejado de ser una ideología diseñada para deconstruir la cultura, las tradiciones, la identidad y los estados-nación europeos? Si apoyas a un dirigente que propaga el multiculti (ideología que en estos momentos deconstruye sistemáticamente la civilización occidental), ¿por qué no unirse también a la lucha de clases o al MSM? […]

——————–

24-01-2010 a las 10:45:19:

El problema con el Partido del Progreso [un partido populista liberal-conservador noruego] es que en su deseo de llegar a las afirmaciones fantásticas de la multiculturalidad y los ideales suicidas del humanismo han tirado al bebé con el agua del baño.

La resistencia genuina ha quedado reducida a escuchar a la agencia de RRPP y hacer 2 o 3 declaraciones tácticas antes de cada elección, para asegurarse el apoyo del núcleo.

La gran mayoría de las nuevas caras en el Partido del Progreso son ahora políticos de carrera políticamente correctos, no idealistas dispuestos a aceptar riesgos o trabajar por objetivos idealistas.

Lo cómico es que aunque prácticamente han tirado todos los principios a la basura, reduciendo la lucha cultural a “reducir los flujos migratorios a unos pocos miles”, todavía son marcados, ridiculizados, hostilizados y aislados por los humanistas-marxistas.

Los representantes parlamentarios del Partido del Progreso deberían leer document.no cada día por lo menos, e implicarse un poco con su labor como portavoces del pueblo. […]

——————

09-12-2009 a las 17:14:41:

Soy protestante y bautizado / confirmado por mi propia voluntad a los 15 años.

Pero la iglesia protestante es hoy en día una broma. Pastores con vaqueros salen a manifestarse a favor de Palestina y las iglesias parecen centros comerciales minimalistas. Soy partidario de una conversión colectiva indirecta de la iglesia protestante para volver a la católica. Mientras tanto, voto a los candidatos más conservadores elegidos por la iglesia.

Lo único que puede salvar a la iglesia protestante es volver a las raíces.

——————–

Que quede claro. Es una típica carnicería derechista, sea cristiana o musulmana, como los atentados de Bolonia, el 11-M en Madrid, etc. Siempre hacen lo mismo. Son los mismos absolutistas de siempre, ahora tolerados como “derechistas sin complejos” y “políticamente incorrectos”
Anuncios

Un comentario el “El asesino de Noruega: ni nazi ni loco, sino un facha más

  1. Pingback: NOTICIAS DESTACADAS 26 JULIO 2011 « cibernoticias EXPRESS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s